Difteria, tétanos y tos ferina (DTaP)

¿Qué son la difteria, el tétanos y la tos ferina?

La difteria, la tos ferina y el tétanos (DTaP, por sus siglas en inglés) son enfermedades graves.

Difteria

La difteria es una enfermedad bacteriana grave que puede infectar dos zonas del cuerpo:

  • La garganta (difteria respiratoria)

  • La piel (difteria cutánea o de la piel)

Las bacterias de la difteria pueden ingresar al cuerpo a través de la nariz y la boca. También pueden entrar por una herida en la piel. Se transmite de persona a persona a través de los fluidos de los pulmones, la nariz, la garganta y la boca y por las gotas pequeñas en el aire. Si se expone a la bacteria, los síntomas suelen comenzar dos a cuatro días después. Puede causar dificultades para respirar, parálisis, insuficiencia cardíaca e, incluso, la muerte.

Tétanos

El tétanos (trismo) es una enfermedad grave del sistema nervioso central. A menudo es mortal. Se origina por la toxina de la bacteria del tétanos, que suele ingresar al cuerpo a través de una herida abierta. El tétanos causa la contracción dolorosa de los músculos, por lo general, en todo el cuerpo. Puede causar que la mandíbula se trabe y la persona no pueda abrir la boca ni tragar.

El tétanos no es contagioso. Ocurre en personas que tuvieron una herida o punción en la piel o en los tejidos profundos. También se puede ver en el muñón del cordón umbilical de bebés en países subdesarrollados. Esto ocurre en lugares donde no hay vacunación masiva contra el tétanos. Y los padres quizás no saben cómo cuidar el muñón del cordón umbilical después de que nace el bebé. Si se expone al tétanos, los síntomas pueden demorar entre dos días y dos meses en desarrollarse. En bebés, los síntomas pueden demorar entre cinco días y dos semanas en desarrollarse

Tos ferina

La tos ferina o tos convulsa afecta principalmente a bebés y niños pequeños. Se debe a una bacteria llamada Bordetella pertussis. La tos ferina suele comenzar con síntomas parecidos a los de un resfriado. Luego, progresa como ataques (paroxismos) de tos que terminan con un jadeo ruidoso al inhalar el aire. La tos ferina causa unos ataques de tos tan intensos que los bebés y los niños no pueden comer, beber ni respirar. Estos ataques pueden durar semanas. En los bebés, puede causar períodos de apnea (no respiran).

Se contagia de persona a persona a través de gotas pequeñas en el aire (tos y estornudos). Es muy contagiosa. Una vez que la bacteria se aloja en las vías respiratorias del niño, estas comienzan a hincharse y se produce mucosidad. Sin tratamiento, puede causar neumonía, convulsiones, daños en el cerebro y la muerte.

Vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina

Las vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina son efectivas en la prevención de estas enfermedades. La mayoría de los niños que reciben las vacunas estarán protegidos durante toda la infancia. Se administra una vacuna combinada a bebés y niños. Los protege de las tres enfermedades. Hay varios tipos de vacunas:

  • Vacuna DTaP:

    • Protege contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.

    • La forma más reciente de esta vacuna suele generar menos reacciones que los tipos anteriores.

  • Dosis de refuerzo de DT o Td:

    • Protege contra la difteria y el tétanos.

    • Se aplica en niños a partir de los siete años y se recomienda su aplicación cada diez años en los adultos (tanto la Td como la Tdap).

  • Vacuna Tdap:

    • Protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina. 

    • Se recomienda como dosis de refuerzo en adolescentes de entre 11 y 18 años que completaron el esquema de vacunación DTaP recomendado. Luego, los adultos deben recibir una dosis de refuerzo de Td o Tdap cada 10 años. También, debe administrarse como dosis de refuerzo después de una herida punzante si el último refuerzo fue hace más de cinco años.

¿Cuándo se administran las vacunas combinadas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina?

La vacuna DTaP se administra en 5 dosis a bebés y niños a las siguientes edades:

  • 2 meses

  • Cuatro meses

  • Seis meses

  • Entre los 15 y los 18 meses

  • De 4 a 6 años

Su hijo también necesita recibir una dosis de refuerzo llamada vacuna Tdap a los 11 o 12 años. Si su hijo es mayor de 12 años, la Tdap debe reemplazar la próxima dosis de refuerzo contra el tétanos y la difteria (Td). A partir de entonces, la dosis de refuerzo de Tdap o Td deberá administrarse cada 10 años durante el resto de la vida.

Algunos niños no deben recibir las vacunas DTaP. O deben recibirlas más adelante. Otros niños pueden recibir las vacunas solo después de consultar con un proveedor de atención médica. Por ejemplo, si al niño le ocurre algo de lo siguiente:

  • Tuvo una reacción moderada a grave luego de recibir la vacuna

  • Tuvo una convulsión o se desmayó después de una dosis de DTaP

  • Lloró sin parar durante tres horas o más después de una dosis de DTaP

  • Tuvo fiebre superior a 105° F (41° C) después de una dosis de DTaP

  • Tuvo problemas cerebrales o del sistema nervioso después de recibir una vacuna previa 

  • Actualmente tiene una enfermedad moderada o grave

El proveedor de atención médica de su hijo le brindará asesoramiento sobre vacunas en estos casos.

¿Cuáles son los riesgos de las vacunas DTaP?

A menudo, las vacunas son bien toleradas. Pero conllevan un riesgo pequeño de efectos secundarios que con poca frecuencia pueden ser graves. Si hay reacciones, suelen comenzar a los tres días y duran poco. La mayoría de las personas no tiene reacciones graves a estas vacunas. Las reacciones son mucho menos probables con las vacunas DTaP actuales que con los tipos anteriores de la vacuna. Las siguientes son algunas reacciones comunes a estas vacunas:

  • Sensibilidad en el lugar de la inyección 

  • Nerviosismo

  • Fatiga

  • Fiebre

  • Disminución del apetito

  • Vómitos

Las reacciones graves, como fiebre alta, convulsiones o reacciones alérgicas, son poco frecuentes.

¿Qué cuidados debo tener con mi hijo después de la vacuna contra DTaP?

  • Debe darle medicamentos analgésicos sin aspirina durante 24 horas después de la inyección, o según las indicaciones del proveedor de atención médica de su hijo. 

  • Esté atento a signos de reacción grave, como fiebre alta, cambios en el comportamiento, convulsión, dificultad para respirar y cualquier otro signo inusual. Llame al  911 o busque atención médica de inmediato ante cualquiera de estas reacciones.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 5/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.