La salud en las personas LGBTQIA+

Todas las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género pueden tener problemas de salud. Las personas LGBTQIA+ pueden correr un mayor riesgo de padecer problemas de salud porque no siempre acuden a un proveedor de atención médica cuando lo necesitan o porque no hay proveedores que comprendan a los miembros de la comunidad LGBTQIA+. Es posible que estas personas se sientan avergonzadas, tengan una mala experiencia, se sientan juzgadas o tengan un proveedor de atención médica que no está informado.

Estos son algunos problemas de salud a los que debe prestar atención y sobre los que debe hablar con el proveedor de atención médica.

Hombre hablando con un proveedor de atención médica.

Problemas hormonales

Durante la transición, tomará hormonas para lograr los efectos masculinos o femeninos que desea. Esas hormonas tienen riesgos, como los siguientes:

  • Presión arterial alta o baja

  • Coágulos de sangre

  • Aumento del colesterol o de los triglicéridos

  • Ataque cerebral

  • Enfermedades del corazón

  • Determinados tipos de cáncer

  • Pérdida de líquido (deshidratación) y desequilibrio electrolítico

  • Daño hepático

  • Aumento de la hemoglobina (sangre más espesa)

A veces, una persona transgénero compra hormonas en un lugar poco seguro. Esto puede ocurrir porque los seguros médicos no cubren la terapia. O quizás porque la persona no quiere recibir atención médica. Esto puede dar lugar a que se tome la hormona equivocada o la dosis incorrecta, lo que puede aumentar la posibilidad de que se presenten efectos secundarios graves. Para reducir el riesgo, un proveedor de atención médica puede controlar de cerca la terapia hormonal con análisis de sangre y exploraciones físicas.

Cáncer

Las personas transgénero tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar algunos cánceres relacionados con el uso de hormonas. Según la etapa de la transición, pueden verse afectados las mamas, el útero, los ovarios, la próstata, los pulmones, el colon o el hígado.

Las pruebas de detección adecuadas, como los exámenes de próstata, mama y pelvis, deberían formar parte de la atención médica de rutina. Aunque pueda enfrentarse a retos relacionados con la atención médica, no deje de hacerse estas pruebas. No hacerse las pruebas de detección preventivas puede suponer un retraso en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

Problemas de salud mental

Las personas LGBTQIA+ pueden tener problemas de salud mental, ya que luchan por identificarse con su sexualidad. Puede que le resulte difícil compartir esa información personal con sus familiares y amigos. Quizá le preocupe cómo podrían reaccionar sus seres queridos. O tal vez se sienta en soledad porque no le quiere contar a nadie, ni siquiera a sus más allegados. Puede que sienta depresión o ansiedad por la falta de apoyo y aceptación de sus amigos, familiares y miembros de la comunidad. Sin embargo, si no busca ayuda ni tratamiento, los riesgos de suicidio o de tener problemas de salud mental graves pueden aumentar.

Infecciones de trasmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) incluyen el virus del papiloma humano (VPH), la hepatitis A y B, el VIH, la sífilis, la clamidia y la gonorrea, entre otras. La mayoría de las ITS pueden tratarse, pero otras pueden ser mortales. Pueden afectar a las personas sin importar su orientación sexual. A menudo, las personas LGBTQ no quieren practicar sexo seguro. Y algunas pueden tener estilos de vida que hacen que los riesgos aumenten. Practicar sexo seguro puede reducir las probabilidades de contraer o transmitir una ITS. Busque atención médica de inmediato ante los primeros signos de síntomas. No posponga las visitas al proveedor de atención médica por vergüenza o por miedo a ser juzgado.

Abuso de sustancias

A veces, las personas LGBTQIA+ tienen problemas con el abuso de sustancias. Por ejemplo, con el tabaco, el alcohol y las drogas ilegales. La razón puede ser, en parte, que las personas de este grupo se enfrentan a desafíos mientras se esfuerzan por encontrar su lugar en la sociedad.

Enfermedades del corazón

La obesidad, el tabaquismo y el uso de hormonas son muy comunes en las personas LGBTQIA+. Estos factores hacen que una persona corra el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, un ataque al corazón y un ataque cerebral. Debe hacerse controles con frecuencia para prevenir las enfermedades del corazón. Además, debe controlar afecciones como la presión arterial alta, el nivel alto de colesterol y la obesidad, y tener un estilo de vida saludable.

Obesidad

Un peso corporal poco saludable puede contribuir a una serie de problemas de salud. Estos van desde la depresión hasta las enfermedades del corazón. Todas las personas LGBTQIA+ deberían tener un estilo de vida saludable. Intente hacer actividad física regular y seguir una dieta sana para alcanzar y mantener un peso saludable.

Establezca una buena relación con un equipo de atención médica para que lo ayuden a mantener una buena salud física y mental. 

© 2000-2024 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.