Osteoma osteoide

¿Qué es un osteoma osteoide?

El osteoma osteoide es un tipo de tumor en el hueso. No es canceroso (es benigno). Permanece en el mismo lugar donde apareció. No se extiende a otros huesos ni a otras partes del cuerpo.

El centro de un osteoma osteoide es el núcleo. Está compuesto por células del tumor que siguen creciendo, vasos sanguíneos y células que con el tiempo forman hueso, y está rodeado de una envoltura ósea.

Por lo general, los osteomas osteoides son tumores pequeños que miden a penas 1 pulgada (2.5 cm) de ancho. Suelen formarse en huesos largos, en particular en los huesos del muslo (el fémur) y de la espinilla (la tibia). También pueden presentarse en los huesos de la columna vertebral, los brazos, las manos, los dedos de las manos, los tobillos o los pies. Quizás se presenten en otros huesos, pero es mucho menos común.

Los osteomas osteoides suelen ser dolorosos. Provocan un dolor molesto y sordo que puede ser moderado a intenso. El dolor suele empeorar por la noche.

Los osteomas osteoides suelen aparecer más en los varones que en las mujeres. Por lo general, se presentan en niños y adultos jóvenes hasta alrededor de los 24 años. Sin embargo, pueden aparecer a cualquier edad.

¿Cuáles son las causas del osteoma osteoide?

Los investigadores siguen trabajando para comprender qué provoca que se formen los osteomas osteoides. Al parecer, empiezan con una inflamación en el hueso. Cuando esto sucede, los vasos sanguíneos de la zona empiezan a expandirse y a crecer. Enseguida empiezan a multiplicarse las células que generan los huesos, denominadas osteoblastos. Estas células colocan los elementos básicos para la formación del hueso. Las células que descomponen el hueso, los osteoclastos, también forman parte del osteoma. Al crecer, el tumor ejerce presión sobre el hueso que lo rodea. Esto hace que el tumor se endurezca y forme una envoltura a su alrededor.

Con frecuencia, no hay antecedentes de lesiones ni infecciones en la zona donde se forma el osteoma osteoide.

¿Cuáles son los síntomas del osteoma osteoide?

El síntoma más común del osteoma osteoide es un dolor que no se debe a una lesión. Por lo general, es molesto y sordo. Puede ser un dolor intenso. Con frecuencia, tiende a empeorar por la noche; quizás incluso lo despierte. Puede aliviar el dolor con analgésicos de venta libre, como aspirina o ibuprofeno. Puede haber otros signos y síntomas, según la ubicación. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Curvatura de la columna vertebral (escoliosis)

  • Agrandamiento o deformidad de un dedo

  • Dolor y rigidez en las articulaciones

  • Cojera

¿Cómo se diagnostica un osteoma osteoide?

Muchas personas con osteomas osteoides tienen dolor durante meses o incluso años antes de consultar al proveedor de atención médica. En los niños, es posible que se confunda con los dolores propios del crecimiento. A diferencia de este tipo de dolores, la actividad física no afecta el dolor que produce el osteoma osteoide.

A fin de determinar la causa del dolor, el proveedor de atención médica le preguntará sobre el tipo y la intensidad del dolor. Quizás también le pregunte lo siguiente:

  • Si hay algo que alivie o empeore el dolor

  • Cuánto hace que tiene el dolor

  • Si alguna vez se lesionó en esa parte del cuerpo

Las radiografías permiten que el proveedor de atención médica diagnostique un osteoma osteoide. En una radiografía, la envoltura ósea se ve blanca y el núcleo se ve oscuro.

En ocasiones, otras pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudar a descartar que el dolor se deba a otra enfermedad, como una infección o cáncer. Algunas de estas pruebas son las siguientes:

  • Tomografía computarizada

  • Resonancias magnéticas

  • Gammagrafías óseas

Si el proveedor de atención médica aún no está seguro de la causa del dolor, es posible que necesite análisis de sangre o biopsias del hueso.

¿Cómo se trata un osteoma osteoide?

Es posible que los osteomas osteoides reduzcan su tamaño por sí solos. Pero por lo general lleva años. Algunas personas consiguen aliviar el dolor con antinflamatorios no esteroides (AINE). Algunos AINE, como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno, están disponibles sin receta. Otros se obtienen solo con receta. Los AINE pueden acelerar la reducción de tamaño del osteoma osteoide. Pero pueden provocar problemas como irritación, úlceras y sangrado estomacales, presión arterial alta, sarpullido e hinchazón de los tobillos. En ocasiones, pueden causar problemas renales o cardíacos.

Los osteomas osteoides pueden ser bastante dolorosos y tardar mucho tiempo en desaparecer. Es por eso que los proveedores de atención médica suelen tratarlos de maneras más intensivas. Opciones de tratamiento:

  • Cirugía

  • Resección percutánea guiada por tomografía computarizada

  • Ablación por radiofrecuencia

Si se necesita cirugía para extirpar el osteoma osteoide, un traumatólogo hará el procedimiento. Es probable que le administren anestesia general para que se duerma durante la cirugía y no sienta dolor. Si el tumor está en un hueso pequeño, una opción puede ser la anestesia regional, en la que se adormece solo una parte del cuerpo. Es posible que tenga que permanecer en el hospital durante varios días. Antes de irse a casa, quizás tenga que colaborar con un fisioterapeuta.

Las resecciones percutáneas guiadas por tomografía computarizada y las ablaciones por radiofrecuencia son opciones menos invasivas. Un radiólogo intervencionista puede realizar estos procedimientos. Su equipo de atención usará una tomografía computarizada para ubicar con precisión el osteoma osteoide. El proveedor de atención médica usará luego un taladro especial o una sonda con calor para eliminarlo. El procedimiento se puede realizar con anestesia general o regional. Es posible que pueda irse a casa unas horas después. De todos modos, tendrá que limitar su actividad por algún tiempo. Pero es posible que pueda regresar a la escuela o al trabajo en unos días.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del osteoma osteoide?

Los osteomas osteoides pueden ser muy dolorosos. Puede haber algunas complicaciones debido a la hinchazón relacionadas con el hueso y la ubicación del osteoma. Ejemplos:

  • Escoliosis. Puede suceder si el osteoma osteoide está en la columna vertebral.

  • Agrandamiento o deformidad de un hueso. Puede suceder si el osteoma osteoide está en un hueso pequeño.

  • Deformidad o rigidez de una articulación. Puede suceder si el osteoma osteoide está en el extremo de un hueso.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si tiene dolor en los huesos que no desaparece. Debe llamar de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de más de 100.4 °F (38 °C), o según lo que le indique su proveedor

  • Escalofríos

  • Dolor intenso o que empeora de forma repentina

  • Hinchazón que no desaparece o que empeora

  • Piel que recubre un hueso enrojecida, sensible o caliente

  • Orina más oscura después de hacer ejercicio

Información importante sobre los osteomas osteoides

  • Los osteomas osteoides son tumores no cancerosos en los huesos. No se extienden a otros huesos ni a otros tejidos.

  • El síntoma más común es un dolor sordo molesto que empeora por la noche.

  • Los médicos no conocen la causa de los osteomas osteoides.

  • Es posible que desaparezcan por sí solos con el tiempo. En ocasiones, desaparecen después de hacer un tratamiento con AINE.

  • Los osteomas osteoides comúnmente necesitan tratamiento con cirugía, resección percutánea guiada por tomografía computarizada o ablación por radiofrecuencia.

Próximos pasos

Estos consejos lo ayudarán a aprovechar al máximo la visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Louise Cunningham RN BSN
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Thomas N Joseph MD
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.