Síndrome de rumiación

¿Qué es el síndrome de rumiación?

El síndrome de rumiación es un problema conductual poco frecuente. Afecta a los niños y a algunos adultos. El síndrome de rumiación causa la regurgitación automática de alimentos que se acaban de deglutir. Las personas que tienen este problema suelen comer normalmente. Pero después de 1 o 2 horas, los alimentos no digeridos regresan a la boca desde el tubo que va de la garganta al estómago (esófago). Es posible que la persona vuelva a masticar y deglutir la comida, o que la escupa. Con frecuencia, esto sucede en todas las comidas, día tras día. La rumiación es un reflejo, no una acción consciente.

El síndrome de rumiación es un problema poco frecuente, pero puede estar subdiagnosticado porque se confunde con otro problema.

La rumiación se diagnostica con más frecuencia en los niños, pero también puede presentarse en adultos.

¿Cuáles son las causas del síndrome de rumiación?

Los expertos piensan que el síndrome de rumiación es inconsciente. Pero también piensan que la relajación muscular voluntaria del diafragma es un hábito que se puede aprender. Es parecido al típico reflejo de eructar. Pero en lugar de eructar gases, el reflejo causa que se devuelva la comida.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de rumiación?

La rumiación es diferente del vómito. Con la rumiación, la comida no se digiere. Con frecuencia, la comida tiene el mismo sabor que la primera vez que se masticó.

Los síntomas del síndrome de rumiación pueden parecerse a otras afecciones o problemas de salud. Consulte siempre con su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de rumiación?

Es mucho más frecuente vomitar, por lo que el síndrome de rumiación suele diagnosticarse mal como un trastorno del vómito; por ejemplo, el retraso de la digestión (gastroparesia) o la acidez (enfermedad por reflujo gastroesofágico o GERD, por sus siglas en inglés).

Para diagnosticar la rumiación, los proveedores de atención médica deben formular las preguntas adecuadas. Por ejemplo, es importante preguntar qué sabor tiene la comida cuando regresa a la boca. Si tiene buen sabor, esto significa que la comida no fue digerida, lo que indica que hay una gran posibilidad de que el paciente padezca síndrome de rumiación. La comida vomitada ha sido digerida y, con frecuencia, no se mantiene en la boca.

Los síntomas del síndrome de rumiación no mejoran con un tratamiento normal para el reflujo.

¿Cómo se trata el síndrome de rumiación?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y de la salud general. También, de la gravedad de la afección.

Actualmente no existe ningún medicamento que trate de forma eficaz el síndrome de rumiación. La mejor forma de detenerlo es volver a aprender a comer y a digerir la comida de forma correcta. Esto requiere aprender la respiración diafragmática.

Los psicólogos conductuales suelen enseñar este método, que es fácil de aprender. El método debe aplicarse al inicio de cada comida para evitar la regurgitación. Con el tiempo, la mayoría de las personas pueden dominar este método de respiración, que detendrá los síntomas graves del síndrome de rumiación.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir el síndrome de rumiación?

Los expertos no saben con certeza por qué aparece el síndrome de rumiación, por lo que no está claro qué se puede hacer para prevenirlo.

Cómo vivir con el síndrome de rumiación

Las buenas noticias sobre el síndrome de rumiación es que no parece causar demasiado daño físico. Rara vez puede causar problemas con el esófago por el ácido y el reflujo. En algunos adultos y adolescentes, ha causado una mínima reducción de peso.

Colabore con su proveedor de atención médica o el de su hijo para conocer los síntomas. Después colabore con un psicólogo conductual para ponerle fin a este patrón. 

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Brinde al proveedor de atención médica la siguiente información:

  • Sus síntomas empeoran.

  • Tiene síntomas nuevos.

 

Puntos clave sobre el síndrome de rumiación

  • El síndrome de rumiación es un trastorno conductual poco frecuente en el que se devuelve la comida desde el estómago. La persona vuelve a masticar y deglutir la comida, o la escupe.

  • Se describe que la comida tiene sabor normal, lo que significa que todavía no se digirió. No tiene sabor ácido, como el vómito.

  • La rumiación es un reflejo, no una acción consciente.

  • Este problema es un trastorno psicológico, y puede confundirse con el vómito o con otros problemas digestivos.

  • La terapia conductual lo ayudará a detectar el patrón y trabajar para ponerle fin.

  • Debe considerarse el síndrome de rumiación en cualquier persona que vomita después de comer, regurgita y pierde peso.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Última revisión: 3/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.