Bronquitis aguda

¿Qué es la bronquitis aguda?

La bronquitis es la inflamación de las vías respiratorias. Estas vías respiratorias se denominan bronquios. Esta inflamación causa un aumento de la producción de mucosidad y otros cambios. Hay varios tipos diferentes de bronquitis. Sin embargo, los más frecuentes son la aguda y la crónica. La bronquitis aguda suele deberse a una infección viral. Otra forma de describir la bronquitis es llamarla resfriado.

La mayoría de los síntomas de la bronquitis aguda duran hasta 2 semanas. La tos puede durar hasta 8 semanas en algunas personas. La bronquitis crónica es una afección diferente. En la bronquitis crónica, los síntomas duran mucho más. La bronquitis crónica suele aparecer por el tabaquismo.

Vista frontal del cuerpo de una mujer en donde se observa el sistema respiratorio. Recuadros en los que se ven una vía respiratoria normal y una vía respiratoria con bronquitis.

¿Cuáles son las causas de la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda suele deberse a una infección viral. La mayoría de las veces se trata de los mismos virus que causan los resfriados y la gripe. También puede deberse a una infección bacteriana o a la inhalación de agentes físicos o químicos. Entre ellos pueden estar el polvo, los alérgenos y los humos fuertes, incluidos los de los compuestos químicos de limpieza o el humo del tabaco.

La bronquitis aguda puede aparecer después de un resfriado común u otra infección viral de las vías respiratorias superiores. También puede darse en personas con sinusitis crónica, alergias o con amígdalas y adenoides agrandadas. Puede ser grave en personas con enfermedades pulmonares o cardíacas. La neumonía es una complicación que puede seguir a la bronquitis.

¿Cuáles son los síntomas de la bronquitis aguda?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la bronquitis aguda. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de manera diferente. Entre los síntomas, se encuentran los siguientes:

  • Tos, primero seca (no productiva), pero más tarde con mucha mucosidad

  • Dolor de pecho

  • Escalofríos

  • Sensación de cansancio y dolor

  • Dolor muscular y de espalda

  • Dolor de cabeza

  • Goteo nasal

  • Fiebre leve

  • Falta de aire

  • Dolor de garganta

  • Lagrimeo en los ojos

  • Sibilancias

Los síntomas de la bronquitis aguda pueden ser parecidos a los de otras afecciones o problemas de salud. Hable con un proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la bronquitis aguda?

El personal de atención médica puede diagnosticar la bronquitis aguda mediante la historia clínica y una exploración física. Es posible que se hagan pruebas para descartar otras enfermedades, como la neumonía o el asma. Cualquiera de estas pruebas puede confirmar un diagnóstico:

  • Radiografías de tórax. En esta prueba se usan haces de radiación invisibles para obtener imágenes de los tejidos, huesos y órganos internos, incluidos los pulmones.

  • Gasometría arterial. Este análisis de sangre se usa para analizar la cantidad de dióxido de carbono y oxígeno en la sangre.

  • Oximetría de pulso. El oxímetro es un instrumento pequeño que mide la cantidad de oxígeno en la sangre. Para obtener esta medición, se pega o sujeta un pequeño sensor en un dedo de la mano o del pie. Cuando el aparato está encendido, se puede ver una pequeña luz roja en el sensor. El sensor no duele y la luz roja no se calienta.

  • Cultivos de secreción nasal y esputo. Las pruebas pueden hacerse en el esputo que expulsa al toser o en una muestra de secreción nasal. Estas pruebas ayudan a encontrar e identificar el microorganismo causante de la infección.

  • Pruebas de función pulmonar. Son pruebas que ayudan a medir lo bien que los pulmones introducen y expulsan el aire. Por lo general, se hacen con aparatos especiales en los que tendrá que respirar.

¿Cómo se trata la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda suele ser leve y no causa complicaciones. Los síntomas suelen desaparecer por sí solos y la función pulmonar vuelve a la normalidad.

En la mayoría de los casos, no se necesitan antibióticos para tratar la bronquitis aguda. Esto se debe a que la mayoría de las infecciones son causadas por virus. Los antibióticos no sirven para combatir los virus. Si la enfermedad se convierte en neumonía, puede ser necesario administrar antibióticos.

El tratamiento está dirigido a tratar los síntomas y puede incluir lo siguiente:

  • Mantenerse alejado del humo ajeno

  • Tomar medicamentos para la tos

  • Humidificar el aire

  • Beber más líquidos

  • Tomar analgésicos y antipiréticos, como paracetamol

  • Dejar de fumar

No use antihistamínicos. Secan las secreciones y pueden empeorar la tos.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda puede empeorar y evolucionar a bronquitis crónica o neumonía. Si esto ocurre, puede ser necesario un tratamiento diferente.

¿Se puede prevenir la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda no siempre puede prevenirse. Sin embargo, hay medidas que puede tomar para reducir el riesgo de bronquitis aguda:

  • Lávese las manos a menudo con agua limpia y jabón durante al menos 20 segundos. O use un desinfectante para manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

  • Aléjese de otras personas que estén enfermas.

  • Si fuma, deje de hacerlo. Pídale ayuda a su proveedor de atención médica para dejar de fumar. Tal vez pueda sugerir medicamentos u otros recursos.

  • Manténgase al día con las vacunas, según lo recomendado por el proveedor de atención médica:

    • Vacuna contra la gripe. Recibir una vacuna contra la gripe todos los años puede ayudar a prevenir tanto la gripe como la neumonía.

    • Vacuna antineumocócica. La vacuna antineumocócica puede protegerlo de una forma común de neumonía bacteriana. Cualquiera puede contraer la enfermedad neumocócica. No obstante, los grupos de mayor riesgo son los niños menores de 2 años, los adultos mayores de 65 años, las personas con determinadas afecciones y los fumadores. Existen diferentes tipos de vacunas antineumocócicas. Hable con su proveedor de atención médica y con el de su hijo sobre la vacuna antineumocócica. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) recomiendan la vacuna para todos los niños menores de 5 años, a todos los adultos mayores de 65 años y a otras personas con alto riesgo de complicaciones.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica?

En la mayoría de los casos, la bronquitis desaparece por sí sola. Si los síntomas empeoran o no mejoran con el tiempo, llame al proveedor de atención médica.

Información importante sobre la bronquitis aguda

  • La bronquitis es la inflamación de las vías respiratorias. Estas vías respiratorias se denominan bronquios. Hay varios tipos diferentes de bronquitis. Las 2 más comunes son aguda y crónica.

  • La bronquitis aguda suele producirse por los mismos virus que causan los resfriados y la gripe. También puede deberse a una infección bacteriana. O por agentes físicos o químicos que se respiran e ingresan en los pulmones.

  • Los síntomas más frecuentes de la bronquitis aguda son tos, dolor de pecho, goteo nasal, sensación de cansancio y dolor, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre leve y dolor de garganta.

  • El personal de atención médica puede diagnosticar la bronquitis aguda mediante la historia clínica y una exploración física. También pueden usarse análisis de sangre, pruebas respiratorias y pruebas de diagnóstico por imágenes.

  • En la mayoría de los casos, no se necesitan antibióticos para tratar la bronquitis aguda. Si la enfermedad se convierte en neumonía, puede ser necesario administrar antibióticos. El tratamiento está diseñado para mantener los síntomas bajo control.

Próximos pasos

Consejos para aprovechar al máximo la cita con el proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la cita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor de atención médica.

  • En la consulta, anote el nombre de los diagnósticos nuevos y de todo medicamento, tratamiento o prueba nuevos. También anote las instrucciones que el proveedor de atención médica le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor de atención médica si tiene preguntas.

© 2000-2024 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.