A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Prueba de densidad ósea

¿Qué es una prueba de densidad ósea?

La prueba de densidad ósea se utiliza para medir el contenido mineral y la densidad de los huesos. Puede realizarse mediante radiografías, densitometría ósea (DEXA o DXA) o una tomografía computarizada especial que utiliza un programa informático para determinar la densidad ósea de la cadera o la columna vertebral. Por diversas razones, la exploración DEXA se considera el estándar de referencia o la prueba más precisa.

Esta medición indica al proveedor de atención médica si existe una disminución de la masa ósea. Se trata de una afección en la que los huesos son más frágiles y propensos a romperse o fracturarse con facilidad.

La prueba de densidad ósea se utiliza principalmente para diagnosticar la osteopenia y la osteoporosis. También se utiliza para determinar el riesgo de fractura en el futuro. La prueba suele medir la densidad ósea de los huesos de la columna vertebral, la parte inferior del brazo y la cadera. Las pruebas portátiles pueden utilizar el radio (uno de los dos huesos de la parte inferior del brazo), la muñeca, los dedos o el talón para la prueba. Sin embargo, no son tan precisas como los métodos no portátiles porque solo se examina una zona ósea.

Las radiografías estándar pueden mostrar huesos debilitados. Pero cuando la debilidad ósea se puede ver en las radiografías estándar, puede estar demasiado avanzada para tratarla. Las pruebas de densitometría ósea pueden detectar la disminución de la densidad ósea y la resistencia ósea en una fase mucho más temprana en la que el tratamiento puede ayudar.

Resultados de la prueba de densidad ósea

Una prueba de densidad ósea determina la densidad mineral ósea. Su densidad mineral ósea se compara con dos valores estándar: adultos jóvenes sanos (su puntuación T) y adultos de la misma edad (su puntuación Z).

En primer lugar, el resultado de su densidad mineral ósea se compara con los resultados de la densidad mineral ósea de adultos sanos de entre 25 y 35 años de su mismo sexo y origen étnico. La desviación estándar (DE) es la diferencia entre su densidad mineral ósea y la de los adultos jóvenes sanos. Este resultado es su puntuación T. Las puntuaciones T positivas significan que el hueso es más fuerte de lo normal. Las puntuaciones T negativas significan que el hueso es más débil de lo normal.

Esto es lo que significan los niveles de puntuación T:

  • Una puntuación T dentro de la desviación estándar de 1 (+1 o -1) de la media del adulto joven indica una densidad ósea normal.

  • Una puntuación T de 1 a 2.5 de la desviación estándar por debajo de la media del adulto joven (-1 a -2.5 de desviación estándar) indica una masa ósea baja.

  • Una puntuación T de 2.5 de desviación estándar o más por debajo de la media del adulto joven (más de -2.5 de desviación estándar) indica la presencia de osteoporosis.

En general, el riesgo de fractura ósea se duplica con cada desviación estándar por debajo de lo normal. Así, una persona con una densidad mineral ósea de 1 de desviación estándar por debajo de lo normal (puntuación T de -1) tiene el doble de riesgo de fractura ósea que una persona con una densidad mineral ósea normal. Cuando se conoce esta información, las personas con un alto riesgo de fractura ósea pueden recibir tratamiento con el objetivo de prevenir futuras fracturas. La osteoporosis severa (establecida) se define como el hecho de tener una densidad ósea que está más de 2.5 de desviación estándar por debajo de la media de los adultos jóvenes con 1 o más fracturas causadas por osteoporosis.

A continuación, se compara su densidad mineral ósea con un valor estándar de edad similar. Esto se llama su puntuación Z. La puntuación Z se calcula de la misma manera. Pero las comparaciones se hacen con alguien de su edad, sexo, raza, altura y peso.

Junto con las pruebas de densitometría ósea, el proveedor de atención médica puede aconsejarle otros tipos de pruebas, como los análisis de sangre. Pueden utilizarse para ver si tiene una enfermedad renal, comprobar la glándula paratiroidea, evaluar los efectos del tratamiento con cortisona o valorar los niveles de ciertos minerales en el cuerpo, como el calcio.

¿Por qué podría necesitar una prueba de densidad ósea?

La prueba de densidad ósea se realiza principalmente para detectar osteoporosis (huesos delgados y débiles) y osteopenia (disminución de la masa ósea). Estos problemas deben tratarse tan pronto como sea posible. El tratamiento temprano ayuda a prevenir las fracturas de huesos. Las complicaciones de las fracturas de huesos por osteoporosis suelen ser graves, sobre todo en los adultos mayores. Cuanto antes se diagnostique la osteoporosis, antes se podrá iniciar el tratamiento. Hacerlo puede mejorar la afección o ayudar a que esta no empeore.

La prueba de densidad ósea puede usarse para lo siguiente:

  • Confirmar un diagnóstico de osteoporosis si ya tuvo una fractura de hueso.

  • Predecir las posibilidades de fractura de hueso en el futuro.

  • Determinar el índice de pérdida ósea.

  • Verificar si el tratamiento está funcionando.

Hay muchos factores de riesgo asociados a la osteoporosis. Algunos de los factores de riesgo comunes son los siguientes:

  • Mujeres posmenopáusicas que no toman estrógenos

  • Edad avanzada: mujeres mayores de 65 años y hombres mayores de 70 años

  • Tabaquismo

  • Consumo de alcohol en exceso

  • Origen étnico

  • Antecedentes familiares de fractura de cadera u osteoporosis

  • Uso crónico de esteroides o algunos otros medicamentos

  • Ciertas enfermedades, como la artritis reumatoide, la diabetes mellitus de tipo 1, las enfermedades hepáticas, las enfermedades renales, el hipertiroidismo, los trastornos intestinales inflamatorios o el hiperparatiroidismo

  • Índice de masa corporal (IMC) bajo

¿Cuáles son los riesgos de una prueba de densidad ósea?

Las pruebas de densitometría ósea utilizan una baja dosis de radiación. Quizá sea conveniente que hable con su proveedor de atención médica sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su situación particular. Se recomienda llevar un registro de exposición a la radiación en tomografías computarizadas y otros tipos de radiografías para que pueda comunicárselo a su proveedor de atención médica. Los riesgos de la exposición a la radiación pueden estar relacionados con la cantidad acumulativa de exámenes o tratamientos con rayos X que haya recibido durante períodos prolongados.

Si está embarazada o si piensa que puede estarlo, infórmeselo a su proveedor de atención médica. La exposición a la radiación durante el embarazo puede causar anomalías congénitas.

Es posible que haya otros riesgos, según el problema de salud específico. Hable con su proveedor de atención médica sobre cualquier inquietud que tenga antes del procedimiento.

Hay ciertos factores o afecciones que pueden interferir en las pruebas de densidad ósea. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Joyas de metal u otros objetos metálicos de una cirugía anterior, como prótesis de cadera o cirugía de columna vertebral

  • Perforaciones en el cuerpo

  • Una radiografía de bario entre 10 y 14 días antes de la prueba

  • Esclerosis artrítica calcificada de las vértebras posteriores

  • Aneurisma de la aorta abdominal calcificado

  • Fracturas óseas curadas

  • Clips metálicos de cirugías estomacales anteriores

¿Cómo me preparo para una prueba de densidad ósea?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y le consultará si tiene cualquier pregunta.

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento, en el que dará su permiso para que se realice la prueba. Lea el formulario atentamente y haga preguntas si algo no está claro.

  • Por lo general, no se necesita ninguna preparación, como no comer o no tomar medicamentos. Es posible que se le indique que deje de tomar suplementos de calcio entre 24 y 48 horas antes de la prueba de densidad ósea.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, avísele al técnico.

  • Según su afección, es posible que su proveedor de atención médica le dé otras instrucciones sobre qué hacer antes de la prueba de densidad ósea.

¿Qué ocurre durante una prueba de densidad ósea?

Esta prueba puede realizarse en forma ambulatoria o mientras usted está hospitalizado. Los procedimientos varían según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

Generalmente, se sigue este proceso:

  1. En algunos casos, puede permanecer vestido, pero se le pedirá que se quite todos los objetos metálicos, como hebillas de cinturones, cremalleras, monedas, llaves, joyas, aparatos dentales y lentes. En otros casos, se le entregará una bata para que no haya botones, cremalleras o ganchos que interfieran en el proceso de obtención de imágenes.

  2. Se lo ubicará en una camilla para radiografía, recostado boca arriba. Sus piernas estarán apoyadas en una caja acolchada, que ayuda a aplanar la pelvis y la columna lumbar.

  3. Debajo de la mesa, un generador de fotones pasará lentamente por debajo de usted, mientras que una cámara de detección de rayos X pasa por encima de la camilla en paralelo al generador de fotones de abajo. Juntos, proyectan imágenes de la columna lumbar (parte inferior de la espalda) y de los huesos de la cadera en una pantalla de computadora. Se le pedirá que permanezca muy quieto y puede que se le pida que contenga la respiración durante un momento para obtener una imagen precisa.

  4. El radio, un hueso del antebrazo, o el talón pueden ser escaneados según la solicitud del proveedor de atención médica. La computadora calculará la cantidad de fotones que no son absorbidos por los huesos para determinar el contenido mineral óseo. A continuación, el proveedor de atención médica calculará la densidad mineral ósea.

La exploración completa a menudo tarda unos 30 minutos. Un escáner portátil que comprueba únicamente el antebrazo, el dedo, la mano o el pie, puede realizar una lectura de la densidad ósea en pocos minutos.

Aunque el procedimiento de densitometría ósea en sí no causa dolor, los movimientos de las partes del cuerpo que se examinan pueden causar alguna molestia o dolor, sobre todo si recientemente se sometió a una operación o tuvo una lesión. El técnico hará uso de todas las medidas de comodidad posibles y completará el procedimiento cuanto antes para reducir cualquier molestia o dolor que tenga.

¿Qué ocurre después de una prueba de densidad ósea?

No se requiere ningún tipo de cuidado especial después de una prueba de densidad ósea. A menos que el proveedor de atención médica le recomiende lo contrario, podrá retomar su dieta y sus actividades habituales.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Última revisión: 4/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.