Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19):

¿Qué es la COVID-19?

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) es una enfermedad infecciosa que generalmente provoca una afección respiratoria. Es causada por un coronavirus nuevo que se llama SARS-CoV-2. Hay muchos tipos de coronavirus. Estos virus son una causa muy común de la bronquitis. A veces pueden provocar una infección en los pulmones (neumonía). Los síntomas pueden variar de enfermedades respiratorias leves a graves. Estos virus también se encuentran en algunos animales.

En todos los estados de los EE. UU. y en todos los países del mundo se han informado casos de COVID-19. Como otros virus, el virus que causa la COVID-19 cambia (muta) todo el tiempo. Esto da lugar a variantes que se pueden propagar con facilidad, incluidas las variantes delta y ómicron. Pueden causar síntomas más leves o más intensos. La COVID-19 es una enfermedad infecciosa emergente que se propaga con rapidez. Esto significa que la comunidad científica la investiga de forma activa.

La información se actualiza con frecuencia. Visite el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) para obtener la última información. O llame al 800-CDC-INFO (800-232-4636).

¿Cuáles son las causas de la COVID-19?

El virus SARS-CoV-2 causa la COVID-19. Se desconoce el origen del virus. El virus se propaga e infecta a las personas con bastante facilidad. Algunas personas infectadas en una zona quizás no sepan con certeza cómo o dónde se contagiaron. Una de las causas más comunes de la propagación del virus es a través de las pequeñas gotas de líquido que una persona expulsa en el aire cuando habla, tose, canta o estornuda. Puede propagarse si usted toca una superficie en la que está el virus, como una manija o un objeto, o la piel de una persona infectada, y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

¿Quién corre riesgo de contraer COVID-19?

Usted corre el riesgo de infección si ha tenido contacto directo con una persona que tenga una infección activa o esté enferma con el virus. Su riesgo es más alto si no recibió la vacunación completa y en los siguientes casos:

  • Si viajó recientemente a una zona en la que haya un brote de COVID-19 o vive allí

  • Ha tenido contacto con una persona a la que le diagnosticaron COVID-19 o podría tenerlo

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas pueden variar mucho de una persona a otra. Algunas personas no presentan síntomas, es decir, son asintomáticas. Algunas personas presentan síntomas leves y otras informan tener mucho malestar. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de entrar en contacto con el virus. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Fiebre o escalofríos

  • Tos

  • Dificultad para respirar

  • Dolor de garganta

  • Congestión o goteo nasal

  • Dolor de cabeza o dolores corporales

  • Cansancio (agotamiento físico)

  • Náuseas, vómitos, diarrea o dolor abdominal

  • Pérdida reciente del sentido del olfato o del gusto

  • Sarpullido

Puede evaluar sus síntomas con el examen de autoevaluación para coronavirus de los CDC.

¿Cómo se diagnostica la COVID-19?

El proveedor de atención médica analizará el riesgo de COVID-19 en su comunidad y le preguntará acerca de sus contactos, de los viajes que hizo y de los síntomas que tiene. Si el proveedor de atención médica considera que tiene COVID-19, le recomendará que se realice una prueba de detección del virus. Conozca las opciones de prueba con la herramienta de pruebas virales para COVID-19 de los CDC. La COVID-19 se diagnostica de las siguientes maneras:

  • Prueba de diagnóstico. Mediante las pruebas de diagnóstico, se determina si, actualmente, tiene una infección por COVID-19. Hay 2 tipos de pruebas de diagnóstico:

    • Prueba viral (molecular). También se la llama análisis de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) o PCR con transcripción inversa (RT-PCR, por sus siglas en inglés). Las pruebas virales son muy precisas. Mediante una prueba viral, se detecta el material genético del virus SARS-CoV-2. Hay varias formas de realizarla. Le pueden realizar un hisopado nasofaríngeo en la fosa nasal y la parte posterior de la garganta. Otras pruebas se realizan con un hisopado nasal o de garganta. O podrían tomarle una muestra de saliva. La disponibilidad de las pruebas varía según la ubicación. Según la prueba, algunos resultados están disponibles en aproximadamente 30 minutos. Algunas pruebas deben enviarse a un laboratorio, y pueden demorarse varios días en obtener los resultados. Los kits de prueba para realizarse en casa están ahora disponibles, pero varían según la ubicación. Algunos necesitan receta. Con algunos kits, puede obtener resultados en casa rápidamente. Otros se deben enviar a un laboratorio para conocer los resultados.

    • Prueba de antígenos. Mediante esta prueba, se detectan las proteínas del virus SARS-CoV-2. Se logra con un hisopado de nariz o garganta o a veces tomando una muestra de saliva. Según la prueba, algunos resultados están disponibles en aproximadamente 15 a 30 minutos. Los resultados positivos son muy precisos, pero puede haber falsos positivos, en especial en lugares donde pocas personas tienen el virus. Con las pruebas de antígenos, hay más probabilidades de pasar por alto una infección por COVID-19 que con una prueba viral (molecular). Si su prueba de antígenos es negativa, pero tiene síntomas de COVID-19, su proveedor de atención médica puede indicarle que se realice una prueba viral.

La FDA autorizó una prueba de aliento para la COVID-19. Con esta prueba, se encuentran signos de la infección por SARS-CoV-2 en el aliento. La prueba se hace en el consultorio del proveedor, en hospitales y en sitios móviles de testeo. Actualmente, no está disponible para todas las personas.

Es posible que le realicen otras pruebas si su proveedor de atención médica confirma que tiene la COVID-19. Por ejemplo:

  • Análisis de anticuerpos. Estos análisis se pueden realizar para determinar si una persona se ha infectado con el virus recientemente. La precisión y la disponibilidad de las pruebas de anticuerpos varía. Es posible que una prueba de anticuerpos no pueda detectar si usted tiene actualmente una infección, ya que el cuerpo podría demorar algunas semanas en desarrollar anticuerpos. Los análisis de anticuerpos actuales no pueden indicar si tiene inmunidad contra la COVID-19 y no están aprobados para comprobar la inmunidad.

  • Cultivo de esputo. Si tiene una tos productiva puede obtenerse una pequeña muestra de la mucosidad de los pulmones (esputo). Puede examinarse para determinar el virus o la neumonía.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Puede que le realicen una radiografía de tórax o una tomografía computarizada.

Comentario sobre la reinfección y la inmunidad

Usted sí puede volver a infectarse con la COVID-19, en especial después de haber estado expuesto a una nueva variante o si no desarrolló inmunidad después de vacunarse o después de un episodio previo de COVID. Aún se desconoce cuánto puede durar la inmunidad luego de que el virus infecta a la persona o de recibir una vacuna contra la COVID-19.

¿Cómo se trata la COVID-19?

Actualmente, los tratamientos más comprobados son aquellos que ayudan al cuerpo mientras combate el virus. Esto es lo que se conoce como tratamiento de apoyo. Si se confirma que tiene COVID-19, hable con el proveedor de atención médica sobre su situación y sobre los riesgos. Es posible que califique para recibir determinados medicamentos autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) para prevenir una infección grave por COVID-19. El cuidado de apoyo puede incluir lo siguiente:

  • Descanse. Esto ayuda al cuerpo a combatir la enfermedad.

  • Manténgase hidratado. La mejor manera de prevenir la deshidratación es beber líquidos. Intente beber de 6 a 8 vasos de líquido al día o lo que le aconseje su proveedor. Hable también con su proveedor para saber qué líquidos son los más adecuados para usted. No tome bebidas que contengan cafeína o alcohol.

  • Use analgésicos de venta libre. Estos ayudan a aliviar el dolor y a bajar la fiebre. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica sobre qué medicamentos de venta libre consumir.

Si la enfermedad es grave, quizás deba quedarse en el hospital. Si la enfermedad es grave, los cuidados pueden incluir lo siguiente:

  • Líquidos por vía intravenosa. Se administran a través de una vena para ayudar a que el cuerpo se mantenga hidratado.

  • Oxígeno. Puede usarse oxígeno complementario o un respirador mecánico. Esto se hace para que el cuerpo reciba el oxígeno necesario.

  • Posicionamiento boca abajo. Según la gravedad de su estado durante la internación, es posible que el equipo de atención médica lo gire para que quede boca abajo con regularidad. Este posicionamiento también se conoce como decúbito prono. Permite aumentar la cantidad de oxígeno que llega hasta los pulmones. Siga las instrucciones del equipo de atención médica sobre los cambios de posición mientras esté en el hospital. También siga las recomendaciones que le den para el alta acerca de las mejores posiciones que ayudan a la respiración cuando regrese a casa.

  • Remdesivir. La FDA autorizó el medicamento antiviral remdesivir que se administra por vía intravenosa. Este medicamento detiene la propagación del virus SARS-CoV-2 en el cuerpo. No está disponible para cualquier persona que tenga COVID-19. Su uso solo está aprobado para personas con COVID-19 que tienen un riesgo alto de contraer una infección grave. Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

  • Esteroides y otros medicamentos antinflamatorios. Se usan para tratar la inflamación intensa que puede ocurrir con la COVID-19. La inflamación es la causa principal de los síntomas respiratorios progresivos, la insuficiencia renal y la muerte.

  • Plasma de convaleciente de COVID-19. Es posible que el equipo médico les pida a las personas que sufrieron COVID-19 y que se recuperaron por completo que consideren la donación de plasma. Esto se denomina donación de plasma de convaleciente de COVID-19. El plasma de las personas recuperadas por completo de la COVID-19 puede contener anticuerpos que ayuden a combatir la COVID-19 en personas que se encuentren enfermas en la actualidad. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) lo aprobó para su uso en caso de emergencia en determinadas personas con casos graves de COVID-19, si se detecta cuando recién aparece. Consulte a su proveedor para obtener más información acerca de la donación de plasma de convaleciente y para saber si usted reúne los requisitos como donante.

  • Terapia de anticuerpos monoclonales. La FDA ha autorizado estos tratamientos para uso de emergencia en aquellas personas que tienen una prueba viral de COVID-19 positiva y presentan síntomas de leves a moderados, pero que no están hospitalizadas. La terapia de anticuerpos monoclonales reduce el riesgo de necesitar atención hospitalaria o en una sala de emergencias para tratar la COVID-19, y puede reducir la posibilidad de necesitar un respirador o de morir por la enfermedad. Está aprobada para personas mayores de 12 años que pesan al menos 40 kg (88 libras) y tienen un mayor riesgo de tener COVID-19 progresiva o grave. Esto incluye a personas de 65 años o más y a personas con determinadas afecciones crónicas. La terapia de anticuerpos monoclonales no está aprobada para las siguientes personas:

    • Pacientes que están hospitalizados por la COVID-19 o

    • Pacientes que necesitan terapia de oxígeno para tratar la COVID-19, o

    • Pacientes que requieren terapia de oxígeno para tratar una afección crónica y necesitan un incremento del flujo de oxígeno debido a la COVID-19.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la COVID-19?

El virus puede causar infección en los pulmones (neumonía), enfermedades del corazón, insuficiencia renal, síntomas en el cerebro y la médula espinal, y otras complicaciones. En algunos casos, eso puede causar la muerte, sobre todo en adultos mayores y personas que tienen afecciones graves, como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes. La mayoría de las personas tiene fatiga, falta de aire, palpitaciones, pérdida del apetito o alteraciones en el gusto o el olfato después de tener COVID-19, y estos síntomas pueden persistir durante semanas o meses.

Rara vez, algunos niños desarrollaron complicaciones graves llamadas síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C, por su sigla en inglés). El MIS-C es parecido a la enfermedad de Kawasaki, una afección poco frecuente que provoca la inflamación de los vasos sanguíneos y los órganos del cuerpo. El síndrome inflamatorio multisistémico también puede ocurrir en adultos, pero esto es menos frecuente. Los CDC aconsejan a los proveedores de atención médica informar a los departamentos de salud locales sobre cualquier persona menor de 21 años que esté lo suficientemente enferma como para ser hospitalizada y tenga todos los siguientes síntomas:

  • Fiebre por encima de los 100.4 °F (38.0 °C) durante más de 24 días y tener un resultado positivo en la prueba de SARS-CoV-2 o haber estado expuesto al virus en las últimas cuatro semanas

  • Inflamación de, al menos, dos órganos como el corazón, los pulmones o los riñones con pruebas de laboratorio que demuestren la inflamación

  • Que no haya ningún otro diagnóstico además de la COVID-19 que pueda explicar los síntomas del niño

¿Qué puedo hacer para prevenir la COVID-19?

Mujer lavándose las manos en el fregadero.
Para ayudar a evitar que la infección se propague, lávese las manos con frecuencia o utilice un desinfectante para manos a base de alcohol.

La mejor prevención es no tener contacto con el virus. Siga las recomendaciones de seguridad, como mantener el distanciamiento social, usar mascarilla como se recomienda, practicar la buena higiene de manos y aplicarse la vacuna contra la COVID-19.

Vacunas

La FDA aprobó varias vacunas para prevenir la COVID-19 y reducir la gravedad de la enfermedad en caso de que contraiga el virus. Ninguna vacuna es eficaz al 100 % para prevenir ninguna enfermedad, pero las vacunas contra la COVID-19 funcionan bien y son seguras. Por ahora, se aprobó solo una vacuna para jóvenes mayores de 5 años. Hable con el proveedor de atención médica sobre sus riesgos y acerca de la vacuna más adecuada para usted y para su familia.

Se aconseja a las personas embarazadas o que estén amamantando que se vacunen. Los grupos de expertos, incluidos el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) y los CDC, aconsejan que las personas embarazadas que quieran aplicarse la vacuna consulten primero con su proveedor de atención médica acerca de la vacunación.

Las vacunas se administran mediante inyección en el músculo del brazo. Es posible que le apliquen una vacuna de una dosis (Johnson & Johnson) o de dos dosis (Pfizer o Moderna). Si le aplican una vacuna de dos dosis, la segunda dosis se administra varias semanas después de la primera.

Los CDC recomiendan no viajar hasta que reciba la vacunación completa contra la COVID-19. Esto se debe a que los viajes aumentan la probabilidad de contagiarse y de propagar la infección. Tener la vacunación completa significa que han transcurrido 2 semanas después de haber recibido la vacuna de 1 dosis o la segunda inyección de la vacuna de 2 dosis. Tenga en cuenta las precauciones para viajar tanto dentro de los EE. UU. como en el exterior. Para ver las recomendaciones más recientes de los CDC con respecto a los viajes, visite el sitio web de los CDC.

¿Quiénes necesitan una tercera dosis?

Las personas con un sistema inmunitario muy debilitado pueden no desarrollar suficientes anticuerpos para combatir la COVID-19 después de recibir las 2 primeras dosis de alguna de las vacunas de 2 dosis. Esto incluye a las personas que se han sometido a un trasplante de órgano sólido o que tienen una afección, como cáncer o VIH, que provoca un sistema inmunitario muy débil. A estas personas se les recomienda recibir una tercera dosis de Pfizer o Moderna. Esto se considera parte de su esquema de vacunación (esquema inicial) y no una dosis de refuerzo. La tercera dosis se administra al menos 28 días después de la segunda dosis. Hable con el proveedor de atención médica acerca de sus necesidades y riesgos o los de su hijo.

Dosis de refuerzo

Toda persona mayor de 12 años puede recibir una dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19. Hable con el proveedor de atención médica acerca de su situación y riesgos o los de su hijo. El tiempo entre su esquema inicial y la dosis de refuerzo varía según la vacuna y puede cambiar según los datos sobre las variantes de COVID-19. Es posible que se recomiende a las personas a partir de los 50 años y las que padecen determinadas afecciones que debilitan el sistema inmunitario que se coloquen una segunda dosis de refuerzo de la vacuna de ARNm (Pfizer o Moderna). Esta debe aplicarse al menos cuatro meses después de la primera dosis de refuerzo. Siga las instrucciones del proveedor de atención médica acerca de los riesgos y de cuándo debe regresar para recibir la dosis de refuerzo.

Las siguientes son las opciones disponibles.

Dosis de refuerzo de Pfizer

Hay dosis de refuerzo de las vacunas Pfizer disponibles para las personas mayores de 12 años. Se aplica al menos cinco meses después del esquema inicial.

Dosis de refuerzo de la vacuna Moderna

Hay dosis de refuerzo de las vacunas Moderna disponibles para las personas mayores de 18 años. Se aplica al menos cinco meses después del esquema inicial.

Dosis de refuerzo de la vacuna Johnson & Johnson (J&J)

Hay dosis de refuerzo de las vacunas Johnson & Johnson para la COVID-19 disponibles para las personas mayores de 18 años. Se aplica al menos dos meses después de la dosis inicial de J&J.

Combinación de vacunas

Si es mayor de 18 años, es posible que pueda elegir qué vacuna recibir como dosis de refuerzo. Esto se conoce como combinación de vacunas. Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

Prepárese y protéjase de la COVID-19

  • Use mascarilla según las recomendaciones. Elija la mascarilla con el mejor ajuste, protección y comodidad. Conozca el nivel de COVID-19 en su comunidad.

  • Puede usar mascarilla en cualquier momento. Las personas con síntomas de COVID-19, una prueba positiva para COVID-19, o que estuvieron en contacto con una persona infectada deben usar mascarilla.

  • Si se encuentra en una zona con un nivel comunitario de COVID-19alto y es mayor de 2 años, use mascarilla en lugares públicos cerrados, incluso si tiene vacunación completa.

  • Si tiene riesgo de contraer COVID-19 grave, considere la posibilidad de tomar precauciones adicionales, como usar mascarilla en público, incluso si el nivel comunitario es medio.

  • Lávese las manos a menudo con agua corriente limpia y jabón por al menos 20 segundos.

  • Si no tiene acceso a agua y jabón, use con frecuencia un desinfectante para manos a base de alcohol. Asegúrese de que tenga al menos un 60 % de alcohol.

  • No se toque los ojos, la nariz ni la boca si no tiene las manos limpias.

  • En la medida de lo posible, no toque superficies públicas de alto contacto con las manos, como picaportes, tiradores de gabinetes e interruptores de luz. No le dé la mano a nadie.

  • Limpie a menudo las superficies del hogar y del trabajo con un desinfectante. Esto incluye superficies de escritorios, impresoras, teléfonos, mesadas de la cocina, mesas, la manija de la heladera, superficies en el baño y cualquier otra superficie sucia. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del desinfectante. Visite el sitio web de los CDC sobre limpieza para obtener instrucciones detalladas.

  • Tosa o estornude en un pañuelo de papel, luego tírelo a la basura. Si no tiene pañuelos desechables, tosa o estornude en el pliegue del codo.

  • Manténgase informado sobre la COVID-19 en su zona. Las instrucciones cambian periódicamente y varían según el lugar donde vive. Siga las instrucciones locales para estar en lugares públicos. Esté atento a los eventos en su comunidad que puedan posponerse o cancelarse, como la asistencia a la escuela y los eventos deportivos.

  • Manténgase alejado de las personas que estén enfermas.

  • Revise los suministros que tiene en su hogar. Considere guardar suministros de medicamentos, alimentos y otros artículos necesarios en el hogar para unas 2 semanas.

  • Haga un plan para el cuidado de los niños, el trabajo y las maneras de mantenerse en contacto con los demás. Sepa quién lo ayudará si se enferma.

  • Los expertos no saben si los animales propagan el SARS-CoV-2. Pero siempre es aconsejable lavarse las manos después de tocar cualquier animal. No toque animales que podrían estar enfermos.

  • No comparta utensilios para comer o beber con personas enfermas.

  • No bese a alguien que está enfermo

Cómo actuar si está enfermo y tiene los síntomas de la COVID-19

La información sobre la cuarentena y el aislamiento cambia con frecuencia. Consulte el sitio web de los CDC para obtener información actualizada y detallada. Además, siga las instrucciones locales sobre cuándo realizarse las pruebas y quedarse en casa.

  • Quédese en casa y aíslese. Aíslese cuando esté enfermo o tenga resultados positivos en pruebas de detección, incluso si no tiene síntomas. Llame a el proveedor de atención médica y dígale que tiene los síntomas de la COVID-19. Haga esto antes de ir al hospital o a la clínica.

  • No vaya al trabajo, a la escuela ni a lugares públicos. Limite el contacto físico con sus familiares y con las mascotas. Permanezca en habitaciones o zonas separadas con su propio baño, de ser posible. No bese a nadie ni comparta utensilios para comer o beber. Limpie las superficies que toque con un desinfectante. Eso es para ayudar a prevenir que el virus se propague.

  • Tosa o estornude en un pañuelo de papel, luego tírelo a la basura. Si no tiene pañuelos desechables, tosa o estornude en el pliegue del codo.

  • Use una mascarilla bien ajustada que cubra la nariz, la boca y el mentón. Esto es para proteger a otras personas de los microbios. Si no puede usar una mascarilla, quienes lo cuidan deberían hacerlo cuando usted se encuentre en la misma habitación que ellos.

  • Si tiene que ir a una clínica o a un hospital, tenga en cuenta que el personal de atención médica podría usar equipos de protección, como mascarillas, trajes, guantes y protección ocular. Es posible que le indiquen que ingrese a un área separada o permanezca en otro lugar. Esto es para evitar que el posible virus se propague.

  • Informe al personal de atención médica sobre sus viajes recientes. Esto incluye los viajes locales en transporte público. Quizás el personal médico necesite averiguar acerca de otras personas con las que usted haya tenido contacto. Esto se conoce como rastreo de los contactos.

  • Siga todas las instrucciones que le dé el personal de atención médica.

Qué hacer si estuvo en contacto con una persona con COVID-19

Pueden decirle que se quede en su casa en cuarentena si es contacto estrecho de alguien con COVID-19 y puede o no haberse contagiado. La cuarentena es una forma de evitar la propagación de la COVID-19 al mantener a las personas que estuvieron expuestas al virus alejadas de los demás.

El riesgo de contraer COVID-19 es mucho menor después de la exposición al virus si recibió el esquema de vacunación completo y un refuerzo. No debe quedarse en cuarentena si estuvo expuesto al virus y no tiene síntomas, además de lo siguiente:

  • Tiene el esquema completo de vacunación y recibió vacunas de refuerzo.

  • Tiene entre 5 y 17 años y completó el esquema inicial de vacunación.

  • Tuvo COVID-19 en los últimos 3 meses confirmado por una prueba viral con resultado positivo.

La fecha de su última exposición a la COVID-19 se considera el día 0, por eso, el día 1 es el día posterior a la exposición. Hágase la prueba de detección, al menos, cinco días después de estar expuesto al virus y controle los síntomas. Use una mascarilla bien ajustada cuando esté con otras personas durante diez días después de la exposición.

Si estuvo expuesto y tiene síntomas (incluso si recibió el esquema completo de vacunas y una dosis de refuerzo), hágase la prueba de detección y quédese en casa. Si el resultado de la prueba es positivo, aíslese en su hogar por cinco días (día 0 a día 5). Si no tiene síntomas o los síntomas mejoran después de cinco días, puede salir de la casa. Continúe usando la mascarilla durante otros cinco días. Si tiene síntomas o fiebre, permanezca en el hogar hasta que la fiebre desaparezca.

Si no está completamente vacunado ni recibió una dosis de refuerzo y estuvo expuesto a alguien con COVID-19, realice lo siguiente:

Llame a el proveedor de atención médica y siga todas las instrucciones. Quédese en casa sin contacto con otras personas y controle su salud. Eso se llama cuarentena. Los CDC aconsejan que haga cuarentena para ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19 una vez que estuvo expuesto a alguien con la infección. Los CDC aconsejan realizar cuarentena durante cinco días luego de la exposición y luego usar una mascarilla durante otros cinco días al estar en contacto con otras personas. Sin embargo, reconocen las dificultades de muchas personas para poder aislarse. Los CDC aconsejan que, si no puede realizar cuarentena, use una mascarilla todo el tiempo en contacto con otras personas durante diez días después de haber estado expuesto. Si comienza a presentar síntomas, quédese en casa.

Hágase la prueba de detección, al menos, cinco días después de estar expuesto al virus, y controle los síntomas. Si el resultado de la prueba es positivo, aíslese en su hogar durante cinco días. Si no tiene síntomas o los síntomas mejoran después de cinco días, puede salir de la casa. Continúe usando la mascarilla durante otros cinco días. Si tiene fiebre, permanezca en su hogar hasta que la fiebre desaparezca. Si el resultado de la prueba es negativo, puede interrumpir el aislamiento cinco días luego de la exposición, pero use una mascarilla durante diez días después de haber estado expuesto.

  • Manténgase informado sobre las instrucciones en su comunidad debido a que esta recomendación puede modificarse a medida que aparezcan nuevas variantes del virus.

  • Tómese la temperatura por la mañana y por la noche, todos los días. Esto se realiza para comprobar si tiene fiebre. Conserve un registro de las mediciones. En lo posible, manténgase alejado de los demás, especialmente de las personas que tienen un riesgo mayor de enfermarse gravemente por COVID-19.

  • Esté atento a otros síntomas del virus, como tos y falta de aire. Si presenta algún síntoma, aíslese de inmediato. Llame a el proveedor antes de ir a una clínica o al hospital. Acceda al examen de autoevaluación para coronavirus de los CDC.

  • Si ya tuvo COVID-19 y ha estado expuesto nuevamente, comuníquese con el proveedor de atención médica. Es menos propenso a volver a desarrollar la enfermedad, pero es posible. Esto se debe a que hay nuevas variantes del virus y a que algunas personas no desarrollan una respuesta inmunitaria fuerte después de la enfermedad. Los CDC recomiendan a todas las personas que hayan estado expuestas que realicen la prueba de detección cinco días después de la exposición. Si tiene síntomas, aíslese inmediatamente y permanezca en cuarentena hasta que confirme mediante un resultado negativo que los síntomas no se deben a la COVID-19.

Cómo controlar la COVID-19

Si le diagnosticaron COVID-19, haga lo siguiente:

  • Quédese en su casa. No salga de casa, salvo que necesite atención médica. No vaya al trabajo, a la escuela ni a lugares públicos. No use transporte público ni taxis.

  • Siga todas las instrucciones que le haya dado el proveedor de atención médica. Llame al consultorio del proveedor de atención médica antes de ir. De esta forma, pueden prepararse y darle instrucciones. Eso ayudará a prevenir que el virus se propague.

  • Limite el contacto con las demás personas que viven en su casa y no reciba visitas

  • Use una mascarilla bien ajustada. Esto es para proteger a otras personas de los microbios. Si no puede usar una mascarilla, quienes lo cuidan deberían hacerlo cuando usted se encuentre en la misma habitación que ellos. Use la mascarilla de manera que cubra la nariz, la boca y el mentón. Asegúrese de que no salga aire por arriba, por abajo ni por los costados de la mascarilla.

  • No comparta artículos del hogar ni alimentos.

  • Cúbrase la boca con un pañuelo de papel al toser o estornudar. Deseche el pañuelo. Luego, lávese las manos.

  • Lávese las manos con frecuencia.

Si está cuidando a alguien enfermo, tenga en cuenta estos consejos:

  • Siga todas las instrucciones que le dé el personal de atención médica.

  • Lávese las manos con frecuencia.

  • Use ropa que lo proteja, según le hayan recomendado.

  • Asegúrese de que la persona enferma use una mascarilla. Si no puede hacerlo, no se quede en la misma habitación con esa persona. Si debe estar en la misma habitación, use una mascarilla. Use la mascarilla de forma tal que cubra la nariz y la boca.

  • Lleve un registro de los síntomas de la persona enferma.

  • Limpie bien las superficies, las telas y la ropa.

  • Mantenga a las demás personas y mascotas alejadas de la persona enferma.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Viajó recientemente a una zona con COVID-19, o estuvo en dicha zona, y tiene síntomas

  • Le diagnosticaron COVID-19 y sus síntomas empeoraron

Información importante sobre la COVID-19

  • La COVID-19 es principalmente una afección respiratoria, pero los casos más graves pueden afectar muchas partes del cuerpo.

  • La causa es un tipo nuevo de coronavirus llamado SARS-CoV-2. El virus principalmente se propaga a través de las pequeñas gotas de líquido que hay en el aire cuando una persona tose o estornuda. Puede propagarse si usted toca una superficie en la que está el virus, como una manija o un objeto, o la piel de una persona infectada, y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

  • La mejor forma de protegerse contra la COVID-19 es tomar las precauciones de seguridad y vacunarse. Lávese las manos con frecuencia y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia, como los picaportes. Esté atento a los síntomas de COVID-19. Respete las precauciones de seguridad, como el distanciamiento social y el uso de mascarillas. Consulte las precauciones de seguridad de los CDC.

  • Conozca el nivel de COVID-19 en su comunidad. Si está en una zona con un nivel comunitario de COVID-19 alto, los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 2 años usen mascarilla en lugares públicos cerrados, incluso si tienen vacunación completa.

  • Hay varias vacunas disponibles para prevenir la COVID-19. Por ahora, se aprobó solo una vacuna para jóvenes mayores de 5 años. Se aconseja a las personas embarazadas o que estén amamantando que se vacunen. Las vacunas se administran mediante inyección en el músculo del brazo. Es posible que le apliquen una vacuna de una dosis o de dos dosis. Si le aplican una vacuna de dos dosis, la segunda dosis se administra varias semanas después de la primera.

  • Algunas personas que tienen determinadas afecciones pueden necesitar recibir una tercera dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna como parte de su esquema inicial de vacunación.

  • Toda persona mayor de 12 años puede recibir una dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19. Hable con el proveedor de atención médica para saber qué vacuna le recomienda según su edad y sus necesidades.

  • Los síntomas incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. Algunas personas presentan malestar digestivo, pérdida del apetito, goteo nasal, dolores de cabeza y corporales, escalofríos o temblores recurrentes con escalofríos y pérdida reciente del gusto y del olfato. En algunos casos, este virus puede causar infección pulmonar (neumonía).

  • Si tiene la COVID-19, se realiza un tratamiento para ayudar a su cuerpo mientras combate el virus. Esto es lo que se conoce como tratamiento de apoyo. Además, en los casos más graves o en las personas que corren el riesgo de enfermarse gravemente, se ofrecerán determinados medicamentos y otros tratamientos para combatir el virus o la inflamación que este provoca.

  • Si está o estuvo en una zona donde hay casos de COVID-19 y tiene fiebre u otros síntomas (aunque tenga la vacunación completa), manténgase alejado de otras personas. Llame al proveedor de atención médica. Explique que estuvo expuesto a la COVID-19 y tiene síntomas. Haga esto antes de ir a cualquier hospital o clínica para evitar la propagación de la enfermedad a otras personas. Espere a que le den instrucciones.

  • Si su proveedor de atención médica cree que puede tener la COVID-19, trabajará estrechamente con su departamento de salud local. Siga todas las instrucciones que le haya dado el proveedor de atención médica.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice el proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no se administra el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor si tiene preguntas.

Fecha de la última modificación: 4/18/2022

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.