Congelación y congelación mínima en niños

¿Qué son la congelación y la congelación mínima en los niños?

La congelación es el daño a partes del cuerpo por congelación. Ocurre cuando se forman cristales de hielo en la piel o en tejidos más profundos. Los dedos de las manos y los pies, las orejas, la nariz, la barbilla y las mejillas son las partes del cuerpo donde ocurre la congelación con más frecuencia. La congelación puede causar lesiones graves y requiere atención inmediata. Puede causar daño tisular permanente.

La congelación mínima es una forma leve de congelación. No causa daño tisular permanente. En muchos casos, se puede tratar en casa.

¿Qué causa la congelación y la congelación mínima en los niños?

La congelación y la congelación mínima se deben a la exposición a temperaturas bajas, generalmente por debajo de los 32 °F (0 °C). La gravedad de los síntomas depende de varios factores. Entre ellos, se incluyen la temperatura del aire, el tiempo de exposición al frío, la sensación térmica, la humedad y el tipo de ropa que se usa. Poner hielo en la piel durante demasiado tiempo también puede causar congelación o congelación mínima.

¿Qué niños están en riesgo de sufrir congelación y congelación mínima?

Los niños tienen más probabilidades de congelarse que los adultos. Esto se debe a que pierden el calor de la piel más rápido. Un niño corre más riesgo de sufrir congelación y congelación mínima debido a cualquiera de las siguientes razones:

  • Jugar al aire libre durante largos períodos de tiempo

  • Tener un flujo de sangre reducido debido al uso de guantes, botas, calcetines u otros artículos demasiado apretados

  • No usar ropa lo suficientemente abrigada para el clima

  • Estar en un clima ventoso o húmedo, lo que provoca un enfriamiento rápido de la piel y del cuerpo

¿Cuáles son los síntomas de la congelación y la congelación mínima en los niños?

Los síntomas de la congelación mínima incluyen los siguientes:

  • Piel de aspecto enrojecido

  • Piel con hormigueo o entumecida

  • Piel que duele

Los síntomas de la congelación incluyen los siguientes:

  • Piel que se enrojece y, luego, se vuelve color blanco o amarillo grisáceo

  • Piel con ardor, hormigueo o que está entumecida

  • Piel que se siente dura e hinchada

  • Ampollas o llagas en la piel (congelación grave)

  • Muerte del tejido (necrosis)

  • Piel ennegrecida, dolor e infección (gangrena)

  • Daño a los tejidos más profundos, como la grasa y el músculo

Los síntomas de la congelación y la congelación mínima pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Procure que un proveedor de atención médica vea a su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la congelación y la congelación mínima en los niños?

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre los síntomas y la historia clínica de su hijo. Además, le hará una exploración física al niño.

¿Cómo se trata la congelación y la congelación mínima en los niños?

Por lo general, la congelación mínima se puede tratar en el hogar. Cómo hacerlo:

  • Lleve a su hijo adentro.

  • Póngale ropa seca.

  • Caliente la piel con toallas o mantas calientes. O coloque el área afectada en agua tibia (100 °F a 105 °F [38 °C a 41 °C]) hasta que vuelva a sentirla. Asegúrese de que el agua que utiliza no esté demasiado caliente.

  • No remoje el área por más de 30 minutos. No frote ni masajee la piel.

  • No aplique calor directo, como una almohadilla térmica o fuego. Esto puede quemar la piel.

  • Si calentar la piel no ayuda, o si se presentan síntomas de congelación, llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato.

Si su hijo tiene signos de congelación, haga lo siguiente:

  • Calme y consuele a su hijo.

  • Si los pies de su hijo están afectados, sosténgalos. No permita que su hijo camine.

  • Lleve a su hijo adentro a un área cálida lo antes posible.

  • Póngale ropa seca.

  • Llame al proveedor de atención médica de su hijo o llévelo a la sala de emergencias. La congelación puede causar lesiones graves. Necesita atención médica de inmediato.

Mientras espera la atención médica, haga lo siguiente:

  • Caliente la piel de su hijo con toallas o mantas calientes.

  • Coloque el área afectada en agua tibia (100 °F a 105 °F [38 °C a 41 °C]) hasta que vuelva a sentirla. Asegúrese de que el agua que utiliza no esté demasiado caliente.

  • No remoje el área por más de 30 minutos. No frote ni masajee la piel.

  • No aplique calor directo, como una almohadilla térmica o fuego. Esto puede quemar la piel.

  • No ponga nieve en la piel. Esto no es de ayuda.

  • Coloque algodón o gasa limpia entre los dedos de manos y pies afectados.

  • No toque ninguna ampolla.

  • Envuelva las áreas calientes de la piel para evitar más lesiones. No permita que las áreas que calentó se congelen nuevamente.

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general del niño. También, de la gravedad de la afección. Es posible que su hijo necesite tratamiento para eliminar el tejido muerto. Esto se puede hacer mediante un procedimiento llamado desbridamiento. O se puede hacer con cirugía. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo acerca de los riesgos, los beneficios y los posibles efectos secundarios de todos los tratamientos.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la congelación y la congelación mínima en los niños?

En casos graves de congelación, es posible que sea necesario extirpar (amputar) los dedos de las manos o de los pies mediante cirugía.

La congelación también puede causar síntomas a largo plazo en el área dañada. Estos síntomas pueden durar semanas, meses o años y pueden incluir los siguientes:

  • Dolor punzante

  • Hormigueo

  • Sensación de pinchazos

  • Entumecimiento

  • Sensibilidad al frío

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la congelación y la congelación mínima en mi hijo?

Para prevenir la congelación y la congelación mínima:

  • Abrigue a su hijo en capas. Asegúrese de que las orejas y los dedos de las manos y los pies estén bien cubiertos.

  • Cambie la ropa de su hijo si se moja, especialmente calcetines, gorros y guantes.

  • Lleve a su hijo adentro con frecuencia para que entre en calor. Dele a su hijo una merienda caliente, una sopa o una bebida caliente. Revise sus dedos de los pies, los dedos de las manos, la nariz y las orejas.

  • Esté alerta a los primeros signos de congelación mínima y congelación. Enséñele a su hijo a qué signos debe prestar atención.

  • Use compresas de hielo en la piel de su hijo con cuidado. Envuélvalo en una toalla fina y limpia. Nunca aplique hielo o una compresa de hielo directamente sobre la piel. Para hacer una compresa de hielo, coloque cubos de hielo en una bolsa plástica que pueda cerrarse. Solo use hielo o una compresa de hielo por hasta 15 minutos cada 1 o 2 horas.  

¿Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo?

Llame al proveedor de atención médica si el niño presenta lo siguiente:

  • Síntomas que no se alivian o que empeoran

  • Síntomas nuevos

En caso de congelación, busque atención médica de inmediato. Obtenga atención médica lo antes posible si su hijo tiene síntomas de congelación.

Información importante sobre la congelación y la congelación mínima en niños

  • La congelación es el daño a partes del cuerpo por congelación. Ocurre cuando se forman cristales de hielo en la piel o en tejidos más profundos. Los dedos de las manos y los pies, las orejas, la nariz, la barbilla y las mejillas son las partes del cuerpo donde ocurre la congelación con más frecuencia. La congelación puede causar lesiones graves y requiere atención inmediata. Puede causar daño tisular permanente.

  • La congelación mínima es una forma leve de congelación. No causa daño tisular permanente. Y, en muchos casos, se puede tratar en el hogar.

  • Los síntomas de la congelación mínima incluyen piel enrojecida, con dolor, hormigueo o entumecimiento. Los síntomas de la congelación también incluyen piel que se vuelve color blanco, con ardor o entumecimiento, y que se siente dura o hinchada.

  • Por lo general, la congelación mínima se puede tratar en el hogar. Pero la congelación requiere ayuda médica de inmediato.

  • En casos graves de congelación, es posible que sea necesario extirpar (amputar) los dedos de las manos o de los pies mediante cirugía.

  • Para prevenir la congelación y la congelación mínima, abrigue a su hijo en capas. Asegúrese de que las orejas y los dedos de las manos y los pies estén bien cubiertos.

Próximos pasos

Consejos para que aproveche al máximo la consulta con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la consulta y qué quiere que suceda.

  • Antes de la consulta, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le dé para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento, si no se hace la prueba o no se somete al procedimiento.

  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.