Pielografía intravenosa

¿Qué es una pielografía intravenosa (PIV)?

La PIV es una prueba de diagnóstico por imagen que se usa para ver los riñones y los uréteres. Los uréteres son los conductos estrechos que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga.

Durante la prueba, el radiólogo inyecta un medio de contraste en una vena. A través de las radiografías, observa cómo se mueve el medio de contraste desde el riñón hasta el uréter y, luego, hacia la vejiga.

Si el medio de contraste se mueve muy lento o no se mueve en absoluto, puede significar que tiene una obstrucción en el flujo de sangre a través de un riñón. También puede significar que el riñón, el uréter o la vejiga no están funcionando como deberían.

El proveedor de atención médica puede indicarle que se haga esta prueba si cree que tiene una enfermedad de los riñones o un problema en las vías urinarias.

Para las radiografías se usa una cantidad pequeña de radiación para crear imágenes de los huesos y de los órganos internos. La PIV es un tipo de radiografía.

La prueba puede hacerse al mismo tiempo que una tomografía computarizada de los riñones (urografía). En la tomografía computarizada también se usa un medio de contraste. Se hacen imágenes donde pueden verse capas o "cortes" del riñón.

¿Por qué podría necesitar una pielografía intravenosa?

A través de una PIV, el proveedor de atención médica puede ver el tamaño, la forma y la estructura de los riñones, de los uréteres y de la vejiga. Es posible que necesite hacerse esta prueba si el proveedor sospecha que tiene lo siguiente:

  • Enfermedad renal

  • Cálculos en el uréter o en la vejiga

  • Agrandamiento de la próstata

  • Un traumatismo o una lesión en las vías urinarias

  • Tumores

El proveedor también puede usar esta prueba para encontrar la causa de un dolor en el costado o de espasmos de dolor en la zona del riñón.

Con una tomografía computarizada de los riñones se obtiene un diagnóstico más preciso de tumores en los riñones o de problemas renales causados por un traumatismo.

Es posible que el proveedor de atención médica tenga otros motivos para recomendar que se haga una PIV.

¿Cuáles son los riesgos de una pielografía intravenosa?

Quizás sea conveniente que hable con su proveedor de atención médica sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante la prueba. También pregunte sobre los riegos que se aplican a su caso.

Piense en la posibilidad de anotar todas las radiografías a las que se somete e incluya las exploraciones que le realizaron anteriormente y las radiografías que le hicieron por otros motivos. Muéstrele esta lista a su proveedor. Los riesgos de la exposición a la radiación pueden estar asociados con la cantidad de radiografías que le hacen y con el número de tratamientos con rayos X que recibe a lo largo del tiempo.

Informe al proveedor de atención médica si algo de lo siguiente corresponde a su caso:

  • Está embarazada o cree que puede estarlo. La exposición a la radiación durante el embarazo puede causar anomalías congénitas (defectos de nacimiento).

  • Tiene alergia o es sensible a algún medicamento, al medio de contraste o al yodo. Debido a que se usa un medio de contraste, existe el riesgo de que tenga una reacción alérgica al tinte.

  • Tiene insuficiencia renal u otros problemas en los riñones. En algunos casos, el medio de contraste puede causar insuficiencia renal. Usted corre un mayor riesgo si toma determinados medicamentos para la diabetes.

Entre las complicaciones posibles de esta prueba, se incluyen los problemas al orinar y las infecciones en las vías urinarias.

Es posible que haya otros riesgos, según su estado de salud específico. Hable con el proveedor acerca de cualquier inquietud que tenga antes del procedimiento.

Hay determinados factores que pueden restarle exactitud a esta prueba. Por ejemplo:

  • Tiene heces o gases en el colon.

  • Tiene mala circulación de la sangre hacia los riñones.

  • Tiene bario en los intestinos por una prueba reciente con bario.

¿Cómo me preparo para una pielografía intravenosa?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento. Hágale las preguntas que tenga sobre el procedimiento.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente y haga preguntas si algo no está claro.

  • Siga las instrucciones que le den con respecto a no ingerir alimentos ni bebidas antes de la cirugía.

  • Dígale a su proveedor de atención médica si está embarazada o sospecha que puede estarlo.

  • Informe al proveedor de atención médica si tiene alergia al yodo o al medio de contraste.

  • Informe al proveedor de atención médica si tiene sensibilidad o alergia a cualquier medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a los medicamentos anestésicos (anestesia local y general).

  • Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos que usa. Esto incluye los medicamentos recetados y los de venta libre, y los suplementos a base de hierbas.

  • Si tuvo un trastorno de sangrado, infórmeselo al proveedor de atención médica. Además, infórmele si toma medicamentos diluyentes de la sangre (anticoagulantes), aspirinas u otros medicamentos que afectan la coagulación de la sangre.

  • Debe tomar un laxante la noche anterior a la prueba y hacerse un enema o colocarse un supositorio de limpieza unas horas antes de la prueba.

  • Quizás le hagan análisis de sangre para ver la reacción de los riñones al medio de contraste.

  • Siga toda instrucción que le dé su proveedor de atención médica para prepararse.

¿Qué sucede durante una pielografía intravenosa?

Pueden hacerle una PIV de forma ambulatoria o durante una hospitalización. La forma en que se hace la prueba puede variar según su afección y las prácticas del proveedor de atención médica.

En general, la PIV implica el siguiente proceso:

  1. Le pedirán que se quite las joyas u otros objetos que puedan entorpecer la prueba.

  2. Es posible que le soliciten que se quite la ropa. De ser así, le darán una bata.

  3. Se le colocará una vía intravenosa (i. v.) en la mano o el brazo.

  4. Se le pedirá que se acueste boca arriba sobre una camilla para radiografías.

  5. El técnico tomará una radiografía de los riñones, de los uréteres y de la vejiga.

  6. Inyectará un medio de contraste en la vía intravenosa. Puede que tenga una sensación de sofoco, que sienta un sabor salado o metálico en la boca, dolor de cabeza breve, picazón, náuseas o vómitos. En general, duran solo unos momentos.

  7. El técnico tomará una serie de radiografías mientras el medio de contraste atraviesa los riñones y las vías urinarias. La prueba suele durar unos 30 minutos. Tal vez le pidan que cambie de posición mientras le toman las radiografías.

  8. Le pedirán que orine para vaciar la vejiga. Pueden darle una bacinilla o un orinal. O quizás le permitan usar el baño.

  9. Luego de que haya orinado, el radiólogo tomará una última radiografía para ver la cantidad de medio de contraste que queda en la vejiga.

¿Qué sucede después de una pielografía intravenosa?

No necesita ningún cuidado especial después de una PIV. A menos que el proveedor de atención médica le indique algo diferente, podrá retomar su dieta y sus actividades habituales.

Lleve un registro de la cantidad de líquido que toma y de cuántas veces orina al día siguiente (24 horas). Quizás le indiquen que tome más líquidos para expulsar el medio de contraste del cuerpo.

Llame al proveedor de atención médica de inmediato si ocurre algo de lo siguiente:

  • Fiebre o escalofríos

  • Enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción del lugar de la inyección intravenosa

  • Sangre en la orina

  • Náuseas, urticaria, picazón o estornudos

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones, en función de su situación.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse a la prueba o al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y cuáles son sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Tara Novick BSN MSN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.